ENTREVISTA A ANTONIO MORENO, PRESIDENTE DEL TELÉFONO DE LA ESPERANZA EN GRANADA.

En GranadaDigital.com por Francico Barajas.

Antonio Moreno Galindo, doctor y profesor titular de Matemáticas en la UGR, es el nuevo presidente del Teléfono de la Esperanza en Granada. Una ONG que ofrece, entre sus programas de promoción de la salud emocional, un servicio telefónico para aquellas personas que necesitan ayuda urgente.

Pregunta.- Se habla de solidaridad, pero casi nadie se solidariza con los que la necesitan… ¿Qué es el Teléfono de la Esperanza?

Respuesta.- Buenas noches, Francisco. Creo que no soy un experto en cuanto al conocimiento de cuántas personas se solidarizan o no. En cualquier caso sí que hay muchas personas solidarias. Ahí están los voluntarios de Cáritas atendiendo a miles de españoles, o el Banco de Alimentos. Sí que le puedo hablar de lo que compruebo a mi alrededor y de lo que yo personalmente experimento y he vivido. Por un lado la necesidad que todos tenemos en algunos momentos de nuestra vida de ser ayudados, en especial, cuando atravesamos por momentos de crisis en los que nos encontramos desconcertados, desanimados, sin confianza en nosotros mismos, y en consecuencia, sumamente indecisos a la hora de tomar decisiones. Por otro lado, nuestra tendencia natural y muy humana a prestar cuidados a los demás, de manera generosa, altruista. Combinar estos dos aspectos del ser humano es una condición necesaria para sentirse bien con uno mismo y para aspirar de manera permanente a llevar una vida más plenamente humana.

Este ejercicio de la solidaridad, mediante la prestación de ayuda urgente, gratuita, eficaz y sin paternalismo a cuantas personas, familias y colectivos lo precisen y libremente lo soliciten es el objetivo del Teléfono de la Esperanza. Nuestra ONG quiere contribuir a la mejora de salud emocional de las personas, poniendo al alcance de los ciudadanos un servicio telefónico cualificado y gratuito (902 500 002) que les pueda ayudar a superar sus problemas. Además, siendo conscientes de la importancia de la prevención, hemos creado unas “redes de ayuda preventiva” para promover la formación en materia de salud emocional (cursos, talleres, grupos de formación y autoayuda, seminarios, conferencias…) y que fomenten en las personas una relación satisfactoria consigo mismas y con las que les rodean.

P.-  ¿Nuestras sociedades actuales son egoístas y materialistas para con el hombre?

R.- Considero que todos vivimos sometidos a la seducción de la publicidad, en especial los menores, para terminar soñando con tener y tener, sin que nada sea suficiente. Más allá de satisfacer nuestras necesidades básicas, podemos caer, no me excluyo totalmente, en el apego a los bienes perecederos, renunciando a nuestro ser. Es lo que Erich From en su libro “Ser o tener” denunció. Este es el peligro que todos corremos, vivir soñando angustiosamente en un futuro que nunca llega a satisfacernos. O bien podemos optar por vivir en el momento presente, crecer, amar, dejarnos interpelar por la realidad, ….

P.-  ¿Una Ley del Desahucio con más de cien años está desfasada?

R.- Aquí puedo darle mi opinión personal. Aunque creo que entre el voluntariado de nuestra asociación hay un sentir muy parecido. Tras más de cien años la sociedad ha cambiado tanto que nada tiene que ver con la de hace un siglo. Parece claro que ha habido aprovechamiento de las necesidades de muchas personas para adquirir sus viviendas. Hasta los tribunales europeos han denunciado la existencia de clausulas abusivas en los préstamos hipotecarios.
El afán de ganar más dinero incluso a costa del dolor de otros. Sería conveniente aprobar una reforma consensuada que contemple la dación en pago para casos extremos y una ley de segunda oportunidad para quienes atraviesen dificultades económicas por causas mayores sobrevenidas como la pérdida del empleo.

P.- ¿La salud emocional de las personas es importante en un mundo tan competitivo?

R.- Como le decía antes, el cuidado de la salud emocional es fundamental para llevar una vida razonablemente feliz. La salud según la OMS se define como el estado de completo bienestar físico (biológico), mental (psicológico) y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades ligeras o graves. Por lo tanto una persona emocionalmente sana es consciente de sus propias capacidades, afronta las tensiones normales de la vida, maneja las emociones (tanto negativas como positivas), el estrés, se adapta a las distintas situaciones, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

P.-  ¿Y qué opina usted sobre los escraches?

R.- Personalmente no apoyo los escraches que supongan un acoso a los familiares de los políticos. Pienso en sus hijos, por ejemplo. Aunque peor es lo que sufren los hijos de las familias desahuciadas.

P.- ¿Las crisis individuales de las personas se reconducen con un psiquiatra o un psicólogo?

R.- Cada especialista tiene su propio campo de actuación. Un psiquiatra es un médico que ha completado una especialización de postgrado en psiquiatría para el estudio de las enfermedades mentales. Un psicólogo no ha tenido esta formación y por tanto no pueden recetar fármacos. Por tanto en aquellas enfermedades mentales que tengan un componente biológico, un psiquiatra puede recurrir a la farmacología para tratar de mejorar el funcionamiento cerebral, por ejemplo en una crisis psicótica. Por otro lado los psicólogos atienden tanto a personas con comportamientos normales como patológicos y disponen de muy diversas herramientas terapéuticas. Existen crisis individuales (crisis adaptativas, duelo, etc.) cuyo abordaje fundamental es la psicoterapia y por lo tanto se deberá hacer un abordaje psicológico. En la actualidad, en muchas ocasiones ambos especialistas trabajan conjuntamente. Por ejemplo, en muchos casos de depresión la aplicación conjunta de la psicoterapia y la farmacoterapia da buenos resultados.

P.- ¿Realmente existen crisis familiares que se producen porque las familias suelen ser aburridas?

R.- Podríamos decir que el aburrimiento es una consecuencia de la mala comunicación entre la familia, más que el origen de sus conflictos. Cuando la familia se aburre puede ser que la comunicación esté cortada. Aunque los problemas en la familia pueden ser muy diversos, en todos ellos la comunicación empática juega un papel fundamental para poder ponerse en el lugar del otro, sentir profundamente cual es su estado, sus necesidades, sus valores, etc. Y a partir de esta comprensión mutua avanzar hacia el bien común de todos los miembros de la familia. El bienestar de la familia se apoya fundamentalmente en una comunicación sana, que es creativa y se está actualizando continuamente.
En el Teléfono de la Esperanza disponemos de varios cursos y talleres que tratan sobre las relaciones interpersonales y la comunicación. Algunos de ellos son:

– “Asertividad y relaciones humanas” para aprender a comunicarse de manera clara, sincera y respetuosa;
– “Autonomía afectiva” para aprender cómo podemos amar de una forma sana, madura y autónoma;
– “Educadores, hoy” donde conocer técnicas adecuadas para afrontar de forma constructiva los conflictos familiares y generacionales;
– “El arte de comunicarse” donde descubrir la escucha como una destreza básica para las relaciones y aprender a resolver los conflictos mediante una comunicación más positiva.

Quisiera poner de relieve que los cursos y talleres del Teléfono no tienen como objetivo saber mucho o aprender muchos conocimientos teóricos. La particularidad de los mismos consiste en la fase que llamamos de “seguimiento”: una reunión semanal de dos horas durante 8 o 10 semanas donde todos los participantes del curso o taller comienzan a introducir pequeños cambios en su vida, en la dirección que cada uno elige, teniendo en cuentas los propios valores. Desde el máximo respeto a la persona y sus valores nos acompañamos mutuamente en un proceso de crecimiento.

P.- ¿La psiquiatría andaluza, su reforma, es un absoluto fracaso del Gobierno del PSOE y de Izquierda Unida?

R.- En este punto, en el que no soy entendido, le puedo dar la opinión de un reconocido psiquiatra y miembro del Teléfono de la Esperanza, el doctor Alejandro Rocamora. La reforma psiquiátrica andaluza que se inició a mediados de los años ochenta ha conseguido una mejor atención al enfermo mental pues se han incrementado los medios personales (psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, cuidadores etc.) y los medios institucionales (Centros de Salud Mental, Centros de Día, Residencias, Centros de Rehabilitación, etc.) que han contribuido a favorecer una atención integral del enfermo mental. Lo que ha ocurrido en estos últimos años es que se han reducido las ayudas a este sector de enfermos y se ha visto afectado su calidad de vida y la de sus familias. Esta maldita crisis económica ha llegado también a la atención de los enfermos mentales andaluces.

P.- Con tantos recortes y tijeretazos del PP… ¿Se atienden bien a las personas dependientes, incluidas las drogodependientes?

R.- Parece que todas las personas están sufriendo los recortes, también las personas dependientes. Se han reducido los ingresos por cuidar a dichas personas y se han aumentado los gastos por ejemplo con el copago de los medicamentos. Aquellas personas que no pueden pagarse, por ejemplo, un fisioterapeuta porque tienen pocos ingresos han perdido calidad de vida. En este aspecto me parece muy encomiable la labor de todas las asociaciones dedicadas a atender estas personas, que en Granada son muchas.

P.- Y finalmente… ¿Los suicidios en España, en Andalucía, son pocos con respecto a otros países europeos?

R.- España es uno de los países con una tasa de suicidios más baja (6.3 por cada 100.000 habitantes) menos de la mitad que en la OCDE. Además en los últimos años —incluso desde el inicio de la crisis— esta tasa ha ido descendiendo ligeramente. Existen algunos estudios que apuntan evidencias no concluyentes de que el paro aumenta la probabilidad del suicidio.
Parece que la relación se da entre el suicidio y la falta de seguridad económica. Por ello, en caso de despido aquellas personas con menor seguridad económica tendrán mayor riesgo. En este sentido el soporte familiar y los apoyos sociales juegan un papel crucial.

Señor Moreno, muchas gracias y ha sido un placer esta entrevista.  Un abrazo.
Francisco Barajas.

Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s