El decálogo de Eduardo Punset para tener una buena vida en el siglo XXI

La relación entre la joven bella y deseosa de conocimiento y el sabio maduro que transmite su saber, que es también trasunto de la relación entre saber y emoción, es el centro narrativo de la nueva obra de Eduardo Punset, El sueño de Alicia (Debate). En ella, el divulgador español más popular utiliza una peculiar recreación de Pigmalión para armar un compendio sobre lo que la ciencia puede enseñarnos acerca de nuestra vida.

A través de las tesis de científicos como Oliver Sacks, Daniel Schachter, Richard GregoryAntonio Damasio, Hidehiko Takahashi, David Bainbridge, Ken Robinson, Simon Baron-Cohen o Gerd Kempermann, Punset lleva a cabo una inversión peculiar, que revela mucho de nuestra época y de los modelos de conocimiento que se están imponiendo.

Hasta ahora, cuando queríamos encontrar fundamentos sólidos sobre nuestra vida interior o sobre la manera de relacionarnos con los demás, recurríamos a las humanidades. Pero ese no es el campo en el que hoy debemos buscar las respuestas, señala Punset. Ni siquiera en lo que se refiere a las bases para una buena vida, que habitualmente demandábamos a la filosofía, podemos fiarnos de las viejas creencias. Vivir bien es algo de lo que nos informa mejor la ciencia. 

Las certezas en las que Punset se apoya para entender el mundo del siglo XXI, y que son con las que debemos acostumbrarnos a operar, son las siguientes:

1El centro es la red. Vivimos en sociedades interconectadas, donde la experiencia milenaria del aislamiento es ya impensable, y que son plenamente conscientes de que la existencia de vínculos de intercambio es lo que nos permite innovar. En ese contexto, la lengua materna es importante, pero dista mucho de serlo todo: saber idiomas será indispensable en el futuro cercano, en tanto instrumento y expresión de la voluntad de abrirse al exterior y de interconectarse con las redes apropiadas. Como afirma Punset en El sueño de Alicia, si un pueblo con una identidad muy fuerte se cierra sobre sí mismo se va asfixiando cada vez más. Sigue leyendo

Consejos para Mejorar la Memoria de tus Hijos

Una de las áreas de investigación que más interés suscita entre los neurólogos es la memoria cerebral. Actualmente los nuevos estudios están creando nuevas ideas de cómo funciona realmente el cerebro en este campo.

Mitigar el Estrés: El estrés afecta al cerebro más primitivo de tal forma que no permite fluir la nueva información a la parte del cerebro más avanzada, llamada córtex prefrontal, es ahí donde la memoria a largo plazo se recoge. Establecer rutinas para el disfrute de los niños, o sorpresas, desestresa al niño, lo que hace que su mente esté más abierta y sus redes cerebrales funcionen mejor, llevando dicha información al “almacén” de memoria.

Captar la atención: Eventos que capten su atención crean recuerdos fijos. Averigua que va a estudiar el niño en el colegio, y cuelga posters publicitando o dando consejos sobre ese tema y provocando en ellos una sensación de curiosidad. La curiosidad activa el cerebro.

En relación con este punto de mejorar la atención, se recomienda tomar vitaminas y minerales para una mejor concentración.

Usar los colores: El cerebro sólo registra una pequeña parte de la información que percibe en cada segundo. Un filtro en la parte inconsciente de nuestro cerebro decide qué registra. Los colores son algo que consigue atravesar este filtro especialmente bien.

Innovación: Si haces que su experiencia de estudio sea una novedad e innovas, será más fácil para su cerebro adquirir conocimientos. Usa vídeos de internet, ponte un sombrero gracioso, justo antes de que tus hijos empiecen a estudiar.

Significado personal: Los niños deben preocuparse lo suficiente por la información o considerarla algo importante para ellos para que en sus cerebros se atraviese el filtro de contenido y sea archivado en memoria. Usa los intereses de tu hijo para conectarlo con los estudios.

Memoria relacional: El cerebro retiene la información durante menos de un minuto a menos que consiga conectar con otro nivel de prioridad de conocimiento. Trata de activar esta parte de su mente recordándoles cosas que han hecho en familia o que han aprendido en otros lugares, que se relacionen con la nueva información.

Patrones: El cerebro es un órgano buscador de patrones. Cuando tus hijos reconocen las relaciones entre nuevo y antiguo conocimiento de alta prioridad, su cerebro puede crear una conexión entre la nueva información y la vieja, asignando la nueva información a la misma categoría de conocimiento en la memoria a largo plazo.

La práctica afianza conocimientos: La información procedente de cada sentido se almacena en una parte específicamente reservada en el cerebro para dicho sentido. Repasa el material usando múltiples actividades que despierten varios sentidos, así sus redes neuronales almacenarán la información en múltiples zonas del cerebro. El cerebro de tus hijos creará diferentes caminos para acceder a la memoria almacenada, lo cual la hace más eficiente. Cuando un recuerdo es recordado habitualmente, se fortalece su circuito neuronal, lo que hace fortalecer la memoria.

Llegados a este punto veamos un extracto del programa Redes en la que un experto nos explica cómo funciona la memoria:

Publicado por Teléfono de la Esperanza de Valencia

Mañana, 10 de septiembre, es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio

No se suele hablar de ello, porque es un tabú, pero el suicidio es la primera causa de muerte violenta en el mundo. Aunque cueste creerlo, el número de vidas que se pierden en el mundo por suicidio supera el número de muertes por homicidios y el causado por las guerras, sumados juntos, según datos de la OMS. Por cada dos personas asesinadas, tres mueren por suicidio. Cada 40 segundos una persona se suicida. En España, desde 2008, el suicidio es la primera causa de muerte no natural, muy por encima de los accidentes de tráfico, y con una alta incidencia entre los jóvenes españoles. Según el INE, cada día nueve personas se quitan la vida en nuestro país. Esto sin contar los accidentes mortales inexplicables y los parasuicidios (conductas de riesgo al volante, autolesiones, no prevención en el contagio de e nfermedades infecciosas…)

Lo importante es saber también que en la mayoría de las ocasiones el suicidio se puede prevenir si se establecen los medios de ayuda adecuados, porque casi todas las personas con ideación suicida dan avisos evidentes de sus intenciones.

Puedes ver información sobre el tema en nuestra página web:

http://www.telefonodelaesperanza.org/granada